martes, 15 de julio de 2008

Carencia total de inspiración (I)

Después de una semana alejada del mundanal ruido, creía fervientemente que volvería con más fuerza que nunca, con muchas cosas que contar y muchas ideas que transmitir.
Pues me equivocaba.
Será que mis neuronas también están de vacaciones; será que ya se me ha agotado el surtidor de ideas. Desde luego, podría contar explícitamente todo lo que he hecho en Santander, pero creo que eso rompería el esquema del blog que, por ahora, pretendo mantener con la idea original. Leo la prensa, escucho la radio, veo la televisión... y no hay nada que capte mi atención, nada que me diga "merezco un post en tu bitácora", nada que me resulte extraño o inusual. El New Yorker sigue llamando a Obama pro-islamista; Sarkozy sigue cagándose en Irlanda y en la madre que la trajo al mundo mientras intenta con poco éxito solucionar todos los problemas del planeta; el panorama político nacional sigue oscilando entre tema crisis y tema consulta de Ibarretxe, se sigue celebrando la victoria de Nadal y (sí, aún, que no os digan que no) la de la selección.
Qué curioso que lo que más me haya llamado la atención es que en Francia van a hacer un Gran Hermano de curas. Sí, sí, un reality show con su plató, sus camaritas y su presentadora mona. E incluso eso, pensándolo bien, es algo quasi normal: la Iglesia lleva sin tener pudor muchos muchos años. Y que conste que digo la Iglesia con I mayúscula, que no se me malinterprete. Así que supongo que lo último que les faltaba era integrarse a las nuevas tecnologías; a lo mejor crean una cuenta de youtube o un myspace.
Y es que parece que no soy yo la única carente de inspiración; el mundo entero se aletarga en verano, nuestros personajes más celebres van a la playa y se relajan posando en sus yates (o en topless, en su defecto), los políticos tienen calor y no les apetece innovar, los deportistas disfrutan de un merecido descanso mientras los fichan o los dejan de fichar, los escritores vuelven a su madriguera después de la intensidad de las ferias del libro, los estrenos de cine se reducen a comedias románticas insípidas, películas infantiles y alguna que otra de acción. Carpe Diem, pequeños, carpe diem. Y, sin embargo, parece que a todos nos gustaría ivernar en verano... (Qué paradójico, ¿no?)
Nos planteamos millones de proyectos para esos dos/tres meses de descanso, de los cuales el 99% no se cumplirán. Y así llegamos, carentes de inspiración, al inicio del curso próximo en el que nos reprochamos no haber disfrutado el verano y nos prometemos a nosotros mismos que al año siguiente no será igual. Y así sucesivamente. (O, al menos, es mi experiencia)
Podría escribiros sobre escritores argentinos venidos a menos con norteamericafobia y juventufobia que se congratulan de tener un ejército de viejunos como fans. Podría escribiros sobre las fantasías de una niña que ha dado un traspiés, sus ilusiones el día que le llega una carta que dice "admitida en los estudios de periodismo". Sobre todo, podría escribiros acerca del dolor de alejarse de una amiga, de una amiga que necesitas y que quieres. Una amiga que se va lejos...
Pero eso ya son otras historias. Y hoy no tengo inspiración.

4 comentarios:

Mariano dijo...

Bueno no te preocupes Arancha, no hay que forzar las cosas. El dia menos pensado te levantas y encuentras este nuevo "topic" sobre el que escribir.
Asi que mejor seguir fiel a tus principios hasta que surja el tema que llenar el blog de escritos de menos calidad.
Besos!!

lamotta dijo...

Sólo un matiz:
Los futbolistas están teniendo un MERECIDO descanso? Por dios, no jodamos, que esa panda de vagos(y maleantes, por qué no) gana más en una temporada que mi padre en toda su vida y no hacen ni la mitad.
A ver si medimos esas frases hechas :P

Arancha dijo...

Yo también te quiero, Julen.

Muchas gracias a todas aquellas personas que sólo me escribís en el blog para poner críticas destructivas :-)... eso dice mucho a vuestro favor.

lamotta dijo...

Ni crítica, ni destructiva.