miércoles, 1 de julio de 2009

When they come (Galiza hoxe)

El cambio de gobierno en Galicia no se tradujo solamente en unas cuantas caras largas (la mía, la más larga de todas) y , sino que las primeras consecuencias empiezan a aflorar de ese matojo de espinas que (casi) parecía inocente.
Y, como no, el punto de mira comienza por aquello que más nos duele, lo más representativo de Galicia: su idioma.
No hace falta ser muy listo para darse cuenta de que el Partido Popular no comulga ni con los idiomas cooficiales en el estado español, ni con ninguna de sus manifestaciones, a pesar de sus intentos de sermones en galego normativo (tan tristes, he de decir, como los de los políticos de la oposición). Pero, junto a una consulta en Honduras que ha dado la vuelta al mundo, en un territorio mucho más pequeño y, sin embargo, más cercano, se está realizando otra consulta que atenta contra las leyes de normalización lingüística que el propio Fraga instauró en su largo, largo período de gobierno. Esta consulta, realizada a todos los padres o tutores con hijos en edad escolar, comprende una serie de preguntas, todas enfocadas desde un halo claramente subjetivo, acerca de si éstos creen que se abusa del galego en la enseñanza. No está de más recordar que, en la teoría del sistema educativo de Galicia el 50% de asignaturas deben impartirse en galego; el otro 50%, en castellano. En la práctica, tiene suerte aquel que consigue que además de la asignatura de Lingua e Literatura Galega le den dos más en nuestro idioma. Esta "consulta" será llevada al Parlamento en aras de seguir una política lingüística aun más brutal que la seguida por sus compañeros de partido en pasadas legislaturas, y basada en el famoso manifiesto de ese grupo de presión que se autodenomina "Galicia Bilingüe".
Una política lingüística que obliga a escribir manifiestos como éste (Galego, Patrimonio da Humanidade) para apoyar e impulsar a nuestro idioma, una iniciativa muy loable pero que lo coloca en una triste postura de casi borde de la extinción. [Por cierto, os animo a todos a que os adhesioneis al manifiesto. Sólo tenéis que enviar vuestro nombre, profesión y DNI al correo electrónico mbragado@xerais.es antes del 7 de julio.]

Pero aquí no terminan las reformas en materia educativa que el nuevo gobierno ha llevado a cabo. Una de las innovaciones del bipartito fue introducir un sistema de préstamo de libros en la educación primaria según el cual los libros de texto eran comprados por el Estado cada cuatro años y, una vez terminado el curso, se guardaban para los niños que al año siguiente estuviesen en él. Pues bien, este sistema ha sido derogado por el PP alegando que es injusto, ya que beneficia a todos los niños por igual, cuando no todos tienen las mismas necesidades económicas. Así que ha establecido un sistema de ayudas para compra de libros (míseros 180 €) para aquellas familias con las rentas más bajas. Tan tan bajas, que, como ejemplo, una pareja mileurista con dos hijos en edad escolar no podría beneficiarse de ellas. Y esa es su buena acción del día. Darles 180 € a los pobres para comprar libros de texto que, desde luego, superan con creces esa cifra.

Y no, no tenía ganas de mostrar la más mínima objetividad periodística. Y, sí, así va Galicia.

PD: Si escribo esto en castellano no es por incoherencia personal, sino porque pienso que aquellos lectores que hablan galego ya serán conscientes de la situación y mi intención es informar a todos aquellos que la desconocen.

2 comentarios:

nerdgirl90 dijo...

E cánto máis corrupto un partido, máis votantes parecer ter.

Óscar dijo...

Os castellanohablantes agradecemos que escribas no noso idioma