martes, 12 de mayo de 2009



El hombre lúgubre
no descansa los domingos.
El hombre lúgubre
no muere en las piscifactorías:
no acaricia los peldaños,
hermetiza las autopsias.

El hombre lúgubre
no vomita ni padece.
El hombre lúgubre
no permite;
el hombre lúgubre
no afirma,
el hombre lúgubre
ahoga el sudor
en las lágrimas del cemento.

El hombre lúgubre
escupe ceniza.
El hombre lúgubre
no destiñe,
el hombre lúgubre
condena:
el hombre lúgubre
es lúgubre,
mucho más de lo que tú serás jamás.


El hombre lúgubre y mi sombra
resbalan en las escaleras.

(El hombre lúgubre atenta).


2 comentarios:

mika dijo...

hi,your blog and photos are so nice
you can visit me at:

http://photostricks.blogspot.com
http://photostricks.blogspot.com
Mika

javixu dijo...

A veces me sorprendo con tu capacidad literaria, y hoy, es uno de esos días...
A veces conviene ser lúgubre, solitario, es necesario.
Pueden considerarte raro, o incluso interesante, quien sabe...

Un besito guapa